22 de Octubre, 2013. ADN Radio

" El gobierno ordena entregar a los niños son de un sabor que a los niños no les gusta'', y ''tampoco existe un mecanismo que permita recuperar esos alimentos", explicó Darío Calderón.

Una deuda de más de $30 mil millones pone en riesgo la entrega de meriendas y almuerzos de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) debido a que 21 empresas asociadas a NutreChile, asociación gremial que abastece un 70% de las raciones por la Junaeb, presenta una delicada situación económica.

"Hemos fracasado en todos los intentos de negociar y conversar con el gobierno", aseguró en ADN Hoy Darío Calderón, abogado y presidente de NutreChile.

Calderón denunció que "en los últimos tres años se han modificado las bases de licitación, se han introducido una serie de precisiones que hacen muy difícil poder seguir otorgando en las condiciones que el Estado quiere este servicio".

El representante de la asociación calculó que se entregan $2.200 millones de desayunos, y la misma cifra de almuerzos diarios a lo largo del país. Garantizó que se cumple con todas las normas, lo que permite no tener casos de intoxicación.

Pero se modificaron las raciones, explicó. Por ejemplo, se les quitó la sal, lo que la vuelve insípida para los menores.

"Hoy día se están botando alrededor de 160 millones de pesos diarios, en razón de que las raciones alimenticias que el gobierno ordena entregar a los niños son de un sabor que a los niños no les gusta, son con un sistema y unas bases que lamentablemente hacen despilfarrar este dinero, tampoco existe un mecanismo por parte del Estado que permita recuperar esos alimentos que no son consumidos", detalló.

Calderón alertó en ADN Radio Chile que al eliminar o disminuir la sal no se ataca el problema de fondo, ya que "en muchos de estos colegios, se hace por parte de los propios niños un comercio negro con las bolsitas de sal, que se venden en $50 o $100, los niños no se sirven la comida, van a la puerta del colegio y se sirven comida chatarra".